miércoles, 28 de abril de 2010

Los ojos

Una de las cosas más complicadas de dibujar puede ser el rostro humano, ya que tiene que ser diferente para cada personaje que creemos, y además tenemos que ser capaces de conseguir que refleje diferentes expresiones, y posiblemente la parte más difícil de recrear en el papel son los ojos.


Un sencillo truco para facilitarnos el dibujo de los ojos es trazar antes una cruz que nos sirva como guía, como en este ejemplo.



En lo que a ilustración por ordenador se refiere, podemos crear unos ojos que resulten más o menos creíbles utilizando un programa como Gimp,centrándonos sobre todo en el iris, que podemos pintar aparte y cortar y pegar después en nuestros dibujos.

El proceso puede ser largo y algo complicado para poder explicarlo aquí, pero podéis encontrar muchos videos de ejemplos en YouTube, aunque la mayoría están hechos con Photoshop CS, pueden aplicarse fácilmente con otros programas de infografía.




jueves, 22 de abril de 2010

La Aguada


Algunos artistas y dibujantes de comics utilizan combinaciones de distintas técnicas de ilustración, tanto manuales como informáticas, para realizar sus trabajos.

Una forma de trabajo tradicional que nos permite aplicar fácilmente un coloreado infografico es la Aguada. Esta técnica consiste en aplicar al dibujo a lápiz, utilizando un pincel, una serie de tonos grises, que se consiguen diluyendo tinta china negra en agua (de ahí su nombre) y posteriormente entintarlo.



Una vez tengamos el dibujo listo tendremos que escanearlo, podemos hacerlo tanto en escala de grises como en color, ya que el resultado será el mismo, al estar el dibujo compuesto solo por diferentes tonos de grises.



Sobre este archivo podremos aplicar el color. Para ello tendremos que crear una capa nueva, que pondremos en primer plano, ajustando el modo en “Multiplicar”. Ahora podremos pintar, con las herramientas de pincel o aerógrafo, sobre la capa en la que se encuentra el dibujo con la aguada, de manera que los colores se irán solapando a los tonos grises originales.


El resultado final será un dibujo con un color muy similar al que habríamos obtenido pintándolo con acuarela, y sobre el que podremos añadir detalles, como una imagen de fondo o destellos de luz.



Si el pincel no es lo vuestro, también podéis utilizar rotuladores grises de punta flexible, aunque el acabado seguramente no tendrá la misma calidad.



El dibujante de comics Estadounidense Tim Sale, ganador del prestigioso premio Eisner, domina este estilo de dibujo como nadie, podéis ver sus obras en la siguiente página Web:


www.timsale1.com


Tim Sale fue también el artista responsable de realizar los cuadros “proféticos” que aparecen en la serie “Heroes”



martes, 13 de abril de 2010

Las capas y el color

Veamos cómo colorear con Gimp a la chica de este dibujo, utilizando diferentes capas para trabajar.

 
  • En el momento en el que abramos el documento este tendrá una sola capa. Esta será la capa que Gimp asignara por defecto como “Fondo”, y a la que podemos renombrar como, por ejemplo, “Trazado” (En algunos manuales veréis que a esta capa se la denomina usualmente “Outlines”, que es el anglicismo con el que los profesionales se refieren a las líneas de entintado de un dibujo)
  • Ahora crearemos una capa que utilizaremos para el color, lo mejor es que este debajo de la capa que contiene el dibujo original, para eso solo hay que pinchar sobre la miniatura de la capa nueva y arrastrarla debajo de la capa del trazado.
  • Antes de empezar a pintar tenemos que modificar la capa en que se encuentran los trazados para que podamos ver lo que hay bajo ella. Esto lo podemos hacer de dos formas, borrando el color blanco y dejando solo el trazado negro del dibujo (mediante la herramienta de selección de color) o, de una forma mucho más fácil, ajustando el modo de la capa en “multiplicar”, con este modo de fusión de capas los colores de la capa se solapan con los de las capas inferiores (en el caso de una capa en la que solo hay blanco y negro, como es el caso, el color blanco se hará transparente y solo dejara ver el negro de las líneas del dibujo)
  • Ahora podemos empezar a seleccionar las diferentes zonas del dibujo en la capa de trazados, con la barita mágica, y pintando esa zona en la capa del color. Para poder seleccionar solo las partes del dibujo que queramos pintar con un determinado color, como la cara o el pelo, el trazado tiene que estar completamente cerrado, ya que de lo contrario se seleccionaran zonas que no queramos.
  • Después de aplicar el color tendremos que hacer el sombreado, la forma más fácil es crear una capa nueva sobre la capa en la que tenemos el color, poner esta capa también en modo “multiplicar” y pintar en ella las sombras con un color gris, con lo que conseguiremos oscurecer el color de fondo, como lo haría una sombra en el mundo real.

Hasta aquí tendríamos el coloreado más básico. Ahora podemos seguir añadiendo capas para crear el resto de elementos, como los detalles del fondo, los brillos de la luz o añadir algún elemento en primer plano.

Aquí tenéis una pequeña animación donde podéis ver cómo, partiendo del dibujo original, irán apareciendo las diferentes capas que he utilizado, hasta llegar al resultado final.

video

viernes, 9 de abril de 2010

Lapiz, pincel y aerógrafo


Las capas y el color

Para aplicar color a un dibujo lo mejor en trabajar con al menos tres capas diferentes, en la primera, la que aparecerá cuando hagamos el escaneado, tendremos el dibujo propiamente dicho, luego tendremos que crear dos más, una para aplicar la base de color y otra para las sombras. Para mejorar el resultado final podemos ir añadiendo capas para realizar los diferentes efectos (como destellos, brillos, elementos climáticos o del entorno, etc…)



Herramientas basicas


Los programas de manipulación de imágenes en Bitmap tienen numerosas herramientas y opciones que nos permiten colorear y retocar nuestras obras, pero las más básicas y las que más utilizaremos serán seguramente el lápiz, el pincel y el aerógrafo.




  • El Lápiz nos permite crear líneas limpias y definidas, sin ningún tipo de suavizado o desenfoque, lo que nos puede ser muy útil a la hora de corregir o retocar determinados detalles del trazado del dibujo, que no hemos podido corregir manualmente antes de escanearlo (esta es otra ventaja del dibujo digital, la posibilidad de realizar cambios en las líneas de entintado del dibujo, sin arriesgarnos a emborronarlo)


  • Las herramientas Pincel y Aerógrafo son todo lo contrario del lápiz, y nos sirven para crear líneas más suaves, a las que podemos dar un determinado grado de difuminado en los bordes, que dependerá del tipo de pincel que seleccionemos en la casilla “Pinceles” y de los ajustes que realicemos clicando en el icono “editar pincel”.



La diferencia principal entre estas dos opciones de coloreado es que el aerógrafo nos permite ajustar la presión con la que pintara el aerógrafo (como si se tratase de un aerógrafo real)


Una opción muy interesante que podemos activar y ajustar en la “Caja de herramientas” es el “Desvanecimiento”, con lo que podremos crear unos trazos muy similares a los que haríamos pintando a mano (o con una tableta digitalizadora), simplemente ajustando la longitud del trazo según nos convenga.


Aqui teneis una ilustraciòn coloreada utilizando solo el pincel, excepto en el fondo donde he utilizado una textura.





martes, 6 de abril de 2010

Capas, capas, capas ...

Trabajar con capas.

Colorear vuestros dibujos digitalmente tiene muchas ventajas, pero podemos destacar dos como las más importantes.


La principal es que podemos equivocarnos y hacer tantas pruebas como queramos. Porque siempre tenemos la posibilidad de borrar o deshacer los últimos cambios que hayamos realizado, lo que resulta muy difícil con la ilustración tradicional (especialmente si utilizamos técnicas como la acuarela)


La segunda es la posibilidad de trabajar con capas, que nos permite crear los elementos que componen la ilustración en diferentes “niveles” del documento, así podemos tener cada cosa por separado y modificarla sin alterar los elemento del resto de las capas, ya que los cambios que realicemos solo afectaran a la capa que este activa en cada momento. Usar capas podrían compararse con la técnica de trabajo de los animadores tradicionales, que dibujaban a los personajes en láminas de plástico transparente, que posteriormente se colocaban sobre un fondo.


Para crear una capa nueva podemos utilizar la opción “capa nueva” del menú “capa”, o clicar en el icono capa nueva del menú empotrable de “capas, canales y rutas” (el que tiene forma de folio con una punta doblada) Cada capa nueva que creemos será por defecto transparente, a no ser que indiquemos algo distinto.


Cada vez que creemos una capa podemos ponerle un nombre, lo que puede ser muy útil para identificar que contiene cada una, esto lo podemos hacer clicando dos veces sobre el nombre que tiene por defecto asignado cada capa al lado de su miniatura (Por defecto la primera capa se llama “fondo” y a cada una de las capas que creemos se les signa el nombre “capa 1”, “capa 2”, etc.…)


Para seleccionar una capa u otra solo tenemos que clicar sobre la miniatura de la capa, que aparece en el dialogo empotrable de las capas, (en el Gimp, el cuadro de dialogo de la derecha) con lo que pasara a ser la capa activa, sobre la que trabajaremos.


Para realizar la imagen que tenéis a la derecha, he utilizado ocho capas diferentes, en las que he ido añadiendo los diferentes elementos que la componen, como el color, las sombras, los brillos, el efecto de lluvia, y los elementos que componen el fondo.